HUMEDALES, EL ECOSISTEMA MÁS AMENAZADO AHORA ES EL MÁS AZOTADO

Se estima que en los últimos 300 años ha desaparecido el 87% de la superficie de humedales, según una publicación reciente de la Convención Ramsar relativa a los Humedales de Importancia Internacional. Estos ecosistemas además de estar desapareciendo progresivamente, desde febrero de este año están siendo víctimas de quemas intencionales que aceleran su disminución.

En el Informe general del Ambiente del año 2017, se caracteriza a los humedales como ambientes en los que el agua está presente de manera temporaria o permanente, cuyos procesos biogeoquímicos tienen una dinámica propia, diferente a la de los ambientes terrestres y acuáticos. Estas verdaderas fuentes de vida prestan diversos servicios ecosistémicos de gran valor, como abastecimiento de agua, amortiguación de inundaciones, reposición de aguas subterráneas, estabilización de costas, retención y exportación de sedimentos y nutrientes, depuración de aguas y provisión de hábitats para diferentes especies.

Según la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio del año 2005, a pesar de su importancia, la existencia de los humedales en nuestro planeta se halla seriamente comprometida. Se estima que su degradación y pérdida está ocurriendo más rápidamente que la de otros ecosistemas. De acuerdo con lo informado en la 12va. Conferencia de las Partes de la Convención sobre los Humedales, realizada en Uruguay en 2015, la extensión global de los humedales disminuyó entre 64 y 71 % en el siglo XX.

Este año se deben sumar a estos datos verdaderamente alarmantes, los numerosos focos de incendios que están perjudicando a los humedales, entre ellos el sitio Ramsar biprovincial Delta del Paraná que viene siendo azotado de forma incesante por lenguas de fuego que arrasan vegetación, fauna, hogares y todo lo que encuentran a su paso. Recientemente empezaron a detectarse otros incendios intencionales en otro humedal de gran magnitud como lo es el Sitio Ramsar Jaaukanigás, en el norte de la provincia de Santa Fe, y esta misma situación parece ir en aumento en diferentes puntos del país.

Desde Nación, el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié definió como “ecocidio a lo que está ocurriendo en estos humedales y refirió que los responsables de estas quemas tan dañinas para la salud de las personas y tan brutales con nuestra tierra tienen que pagar por lo que han hecho”.

Su par en la provincia de Santa Fe, la ministra Erika Gonnet, días atrás en un recorrido por la zona reconoció que “según expertos la situación es más compleja que la de los incendios del 2008, por un lado por la actual bajante histórica del río Paraná y la densidad de biomasa combustible y, por otro, por las proyecciones meteorológicas”.

LEY DE HUMEDALES YA

Desde la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, en su documento sobre la ley de humedales, explican que Argentina necesita un instrumento legal para hacer frente a las presiones identificadas a nivel mundial y nacional que están causando la desaparición y degradación de los humedales. Desde la FARN se exige al Congreso Nacional la promoción de una Ley de Humedales construida de abajo hacia arriba, integrando la visión desde los territorios. Estos instrumentos normativos, en distintas escalas, deberían garantizar su conservación y uso ambientalmente respetuoso. 

Fuentes:

www.ambiente.gob.ar/noticias

www.santafe.gov.ar

www.farn.org.ar

https://www.argentina.gob.ar/noticias/informe-del-estado-del-ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s